Foto Catalina Island Marine Institute

foto: Catalina Island Marine Institute

Nature, 29 de octubre de 2013 – En Estados Unidos, los medios reportaron con alegría que dos monstruos marinos no ficticios tocaron tierra en las playas del sur de California.

Se piensa que los gigantes pez remo (Regalecus glesne), viven a 200 m de profundidad y pueden exceder los 10 m de longitud lo que los convierte en los peces óseos más largos del mundo.

El 13 de octubre se encontró el primer pez en la isla de Santa Catalina en California. El segundo fue arrastrado por la marea cerca Oceanside el 18 del mismo mes. La biomecanista Misty Paig-Tran tiene la mayor parte del pez remo de Oceanside en un congelador en la Universidad del Estado de California en Fullerton. Ella dice que se obtendrá abundante información acerca de este espécimen.

Los buzos han observado que bajo el agua, el pez remo cuelga verticalmente, la cabeza hacia arriba siguiendo la columna de agua. Pero el conocimiento acerca de ellos proviene de los especímenes que fueron arrastrados a las costas. En este caso, los investigadores creen  que las corrientes conspiraron para llevar a estos peces –pensando en que son nadadores relativamente débiles- fuera de su zona de confort para vararlos en la playa.

Los ejemplares de pez remo que se encontraron con anterioridad estaban en estado de descomposición por lo que, solo pudieron ser estudiados en su estructura ósea. Pero la muestra en Oceanside que mide un poco más de 4 metros de largo llegó al equipo  en muy buen estado.

Varias partes de este pescado ya han sido reclamadas por diferentes científicos y se dice que el corazón se lo quedo un colaborador que estudia la función cardiaca; las branquias son examinadas por un fisiólogo respiratorio y el estómago y otros tejidos están siendo analizados para determinar la dieta de este pez.

El resto del pescado será cortado en nueve pedazos para facilitar su manejo y se pondrá a congelar. Después de dos semanas, se extraerá del congelador y se hará una tomografía computarizada, se usarán las tomografías para realizar un modelo en tres dimensiones; de esta manera, será posible obtener una información sobre su anatomía y estructuras óseas.

El biomecánico  Adam Summers de la universidad de Washington pretende quedarse con la cabeza de este ejemplar, debido a que su mandíbula es inusual, y está interesado en saber cómo es que funciona.

A principios de este año salió otro gran ejemplar de aguas profundas pero esa vez se trato de  un tiburón de seis branquias (Hexanchus sp.)  el cual, proporcionó valiosa información  sobre la mandíbula y cerebro de esta especie.

Los datos genéticos del pez remo serán útiles para los investigadores puesto que se cree que existen dos especies diferentes; la aparición de estos ejemplares podría  descartar  por completo la teoría o en su caso reafirmarla.

En la mayoría de los casos, los científicos implicados en las investigaciones tienen trabajo en la ciencia o la biomedicina básica, pero su curiosidad se mantienen latente hacia la extraña rama de la evolución; como en el caso del pez remo gigante.

Anuncios
foto: Diver Net

foto: Diver Net

Este comportamiento de “caza Inteligente” solo había sido observado en mamíferos marinos.

Nature, 10 de julio de 2013 – Al hacer filmaciones submarinas, investigadores han encontrado que el  tiburón zorro puede utilizar su larga aleta caudal para golpear con fuerza los cardúmenes de sardinas. El uso táctico de la cola durante la caza solo había sido observado en mamíferos marinos como los delfines y las orcas, pero este descubrimiento podría indicar que los tiburones son más inteligentes de lo que se creía.

El tiburón zorro (Alopias pelagicus) es un animal pelágico, nocturno y notoriamente tímido. Algunos investigadores sospechaban que este tiburón utilizaba su cola – que constituye la mitad de su cuerpo- para cazar, pero este comportamiento no había sido documentado en condiciones naturales.

Simón Oliver, líder del Proyecto de Investigación y Conservación del Tiburón Zorro y sus colegas, estuvieron observando durante el día a los tiburones  de la costa de Cebú en Filipinas desde 2005, pero no habían sido capaces de observar su manera de cazar.

Para cazar, los tiburones primero se lanzan a un banco de sardinas, luego deslizan la cola en un movimiento arqueado de 180° en tan solo un tercio de segundo, lo suficientemente rápido  para golpear físicamente al pez y crear una onda de choque impresionante. Cada golpe puede llevarse hasta siete sardinas, por lo que se cree que es  la forma más eficiente y la que ahorra más energía para los animales de caza. Estos resultados fueron publicados en PLOS One.

Esta técnica de caza apenas se ha observado debido a que la falta de alimento, ha llevado a los tiburones a cazar cerca de la superficie durante el día. Aunque la región del océano estudiada por este equipo no es muy monitoreada, se dice que la población de sardina, en ésta área, se encuentra bajo la presión de la pesca comercial.

El ecologista marino Nigel Hussey  de la Universidad de Winsdor en Ontario, Canadá dice que el estudio prueba que los tiburones zorro sí cazan utilizando sus colas y que  la larga cola de estos tiburones es un producto evolutivo que les da la capacidad de cazar de esta manera. Si esto es verdad, las pesquerías que reducen la población de sardinas pueden ser peligrosas específicamente para esta especie. Aunque advierte que los científicos aún no poseen suficiente información acera de los hábitos alimenticios del tiburón zorro y si el uso de su cola es la única táctica que utilizan para cazar.

Es posible que los tiburones zorro sean más inteligentes de lo que los biólogos piensan ya que, hay  evidencia que muestra que tienen la suficiente inteligencia para llevar a cabo estrategias de caza sofisticadas y efectivas.

Sin embargo, aunque los depredadores se alimenten en grupos de una forma similar a los delfines, Oliver dice que sería ir demasiado lejos si se llamará a este comportamiento una cooperación social.

 

foto: sould

foto: sould

Science Daily, 3 de agosto de 2009No fue muchos años que se descartó la extinción de la ballena de Groenlandia,  sobre todo en la bahía Disko en el noroeste de Groenlandia; donde, la Universidad de Copenhague tiene su estación ártica de campo.

Ahora la situación ha cambiado y las ballenas de Groenlandia adultas que llegan a crecer hasta 18 metros de largo y pesar 100 toneladas, han regresado a la bahía. Por primera vez en 125,000 años esto probablemente se deba a que el calentamiento global ha abierto el paso del noroeste, librándolo de hielo en determinadas épocas del año, lo que les da  a las ballenas de Groenlandia del Pacífico norte la oportunidad de llegar a la bahía de Disko y aparearse con la pequeña población local.

Los hidrófonos revelan que las ballenas han desarrollado canciones muy sofisticadas; las cuales usan para atraer a una pareja y de esa forma asegurar la supervivencia de la especie.

El canto de la ballena no es algo nuevo, no obstante, la particularidad de la ballena de Groenlandia es que algunas veces canta a más de una voz, produciendo dos diferentes cantos o sonidos, los cuales se mezclan entre ellos. Esto no se ve en otras ballenas. La ballena de Groenlandia cambia cada año su repertorio y no repite cantos de años anteriores. Se presume que esto sucede como parte de la eterna lucha para obtener pareja.

Los estudios de las canciones de amor de las ballenas de Groenlandia se eligieron  para ser presentados en la conferencia internacional sobre mamíferos marinos a finales del año 2009 en Canadá. Al mismo tiempo, el fondo de AP Møller  decidió apoyar el proyecto con 1,8 millones de coronas danesas durante un período de tres años.

La ballena de Groenlandia está en la misma categoría de peso que los rorcuales comunes y las ballenas azules, pero producen canciones mucho más complicadas, a frecuencias más altas, entre 100 y 2.000 hertzios – ciclos por segundo. Sin embargo, surge la pregunta de si los cambios en su repertorio son debidos a que estas ballenas son tan sofisticadas que cambian sus canciones cada año con el fin de atraer y aparearse constantemente con nuevas parejas y así difundir sus genes. Gracias a donaciones de la AP Møller y otros colaboradores, los investigadores tienen una gran  oportunidad de estudiar a las ballenas de Groenlandia a través de diferentes tipos de hidrófonos.

Foto:Marchantia

Foto: Marchantia

Science Daily 8 de octubre de 2013 – Un proyecto de investigación doctoral revela que la bacteria Brucella pinnipedialis que aparece comúnmente en las focas capuchinas, no les causa enfermedad como lo hace a otras especies.

La presencia de la bacteria B. pinnipedialis no explica la disminución poblacional  de la foca capuchina en el Noreste Atlántico. El efecto de los inmunosupresores del contamínate PCB 153 pueden afectar el sistema inmunológico de la foca capuchina  al grado que, el resultado de la infección  se altera; sin embargo, estos efectos no fueron encontrados en experimentos con ratones.

Las bacterias que pertenecen al grupo de Brucella son la causa de la brucelosis (fiebre ondulante), una enfermedad que puede ser transmitida de animales a los seres humanos, comúnmente a través de la ingestión de leche no pasteurizada. Los síntomas típicos de una infección de Brucella son la presencia crónica de la bacteria como huésped y la multiplicación de las bacterias en los genitales, lo que puede dar lugar a la infertilidad y abortos involuntarios.  Se sabe que en la mayor parte del mundo la bacteria Brucella se produce en diferentes especies de focas y ballenas.

Hay dos poblaciones de foca capuchina, una en el Atlántico noroeste y uno en el Atlántico nororiental. La población del Atlántico noroeste se ha incrementado desde la década de 1980, mientras que la del Atlántico nororiental es actualmente de solo el 10-15% de los números contabilizados en 1946. Estudios previos revelan que hay más focas Brucella-positivas en la pequeña población del Atlántico noreste, en comparación con el aumento de la población del Atlántico noroeste. Al mismo tiempo, se han encontrado altos niveles de contaminantes en las focas capuchina y otras especies. El PCB 153  es la variante más abundante de PCB  en el Ártico, pero no se sabe aún si este alto nivel afecta el sistema inmunológico de defensa de la foca capuchina y con ello su capacidad para resistir las infecciones.

No se ha encontrado conexión entre la presencia de anticuerpos entre la bacteria y el estado de salud de la foca capuchina. Las focas son capaces de librarse de la infección al volverse adultas. Diferentes cultivos en líneas celulares y células extraídas de los pulmones de las focas capuchinas, estaban infectadas con B. pinnipedialis. En todos los tipos de células, la bacteria demostró ser incapaz de multiplicarse por sí misma, lo cual podría indicar que no tiene la capacidad de causar la enfermedad. Una evaluación de la capacidad patógena de B. pinnipedialis en un modelo de ratón mostró una capacidad menor de presentar enfermedad comparada con un control bacteriológico positivo de  la Brucella. Además, el modelo de ratón demostró que la exposición a PCB 153 no alteró la respuesta inmunológica  o el resultado de la infección.

Aunque la infección biológica de B. pinnipedialis todavía no está clara, los resultados de la investigación indican que esta cepa bacteriana no ocasiona la enfermedad de la manera que se espera. Parece improbable que esta cepa afecte la salud de las focas capuchinas bajo condiciones naturales. Esta conclusión corresponde a la falta general de señales de enfermedad en otras especies de focas infectadas con B. pinnipedialis. La exposición experimental a PCB 153 no mostró ningún efecto; no obstante, todavía no está claro si la exposición a PCB 153 bajo condiciones naturales afecte  la salud de las focas capuchinas mediante la modificación del resultado de una infección ocasionada por B. pinnipedialis.

130821170134-large[1]

                    Foto: Science Daily

Science Daily, 21 de agosto 2013Nueva investigación de la Universidad de Ohio sugiere que el aumento en una fase temprana de los montes Apalaches y el enfriamiento de los océanos permitió a especies invasoras alterar el ecosistema norteamericano de hace 450 millones de años.

El estudio, publicado recientemente en la revista PLOS ONE, revisó detalladamente un cambio ecológico dramático ocurrido, durante el periodo Ordovícico. Científicos de la universidad de Ohio,  afirman que los principales acontecimientos geológicos son cambios evolutivos provocados en mares antiguos, que fueron dominados por organismos como braquiópodos, corales, trilobites y los crinoideos.

Durante este periodo, América del norte fue parte de un antiguo continente llamado Laurentia, que estaba colocado cerca de la línea ecuatorial con un clima tropical. El cambio de las placas tectónicas de la tierra dio origen a las montañas Taconic, que fueron precursoras de los montes Apalaches. El cambio geológico dejó una depresión detrás de la cordillera, inundando el área con agua fría de las profundidades del océano que lo rodeaba.

Los científicos sabían que había una gran entrada de especies invasoras en la cuenca del océano durante este periodo de tiempo, pero no sabían de donde provenían los invasores o cómo llegaron a un equilibrio con el ecosistema.

Las rocas de este registro de tiempo fueron un importante cambio oceanográfico, es notorio el paso del tiempo en las rocas, el pulso de la formación de montañas  y el cambio en la dinámica evolutiva coinciden entre sí.

Se analizaron fósiles de 53 especies de braquiópodos que dominaban el ecosistema de Laurentia, Stigall y Wright (profesor asociado de ciencias geológicas) crearon varias filogenias, o arboles de las relaciones evolutivas reconstruidas, para examinar cómo se produjeron los eventos de especiación individuales.

Stigall explicó que los invasores que proliferaron durante éste período, fueron especies que habitaban Laurentia. Por ejemplo dentro de los braquiópodos, corales y cefalópodos, algunas especies son invasivas mientras que otras no lo son.

Los científicos reportan que debido a que los cambios geológicos se presentaron con lentitud en el transcurso de millones de años, dos patrones de supervivencia emergieron.

Durante la etapa temprana de formación de montañas y el enfriamiento oceánico, los organismos nativos se dividieron geográficamente, evolucionando en diferentes especies propicias para estos hábitats. Este proceso llamado variación, es el típico método por el cual nuevas especies se originan en la tierra.

Mientras los cambios geológicos progresan, especies de otras regiones del continente comienzan a invadir hábitats, proceso que es conocido como dispersión. Aunque la biodiversidad inicialmente puede incrementarse, este proceso la disminuye a largo plazo ya que permite a unas cuantas especies agresivas poblar varios sitios dominando esos ecosistemas.

Es la segunda vez que se ha encontrado este patrón de especiación en el registro geológico. Un estudio publicado en el año 2010 acerca de las especies invasivas  que ocasionaron una extinción masiva durante el periodo Devónico hace aproximadamente 375 millones de años, también descubrió un cambio en la variación de dispersión que contribuyó al declive en la biodiversidad.

Este es un patrón que está presente en nuestra crisis actual de biodiversidad.

Solo una de diez especies son en realidad invasivas. Entender éste proceso,  ayudará a determinar dónde ubicar los recursos de conservación.

Science Daily

foto: Science Daily

Science Daily 30-agosto-2011- Investigadores de la Universidad de Stanford y la Universidad Nacional Autónoma de México determinaron que conservando solo el 4% del océano  se podría proteger el hábitat crucial para la mayoría de las especies de mamíferos marinos, desde las nutrias hasta las ballenas azules.

El estudio determinó que de las 129 especies de mamíferos marinos del planeta, incluyendo delfines, focas y osos polares, aproximadamente una cuarta parte se encuentra en peligro de extinción.  La importancia de proteger a los mamíferos marinos, es que muchos de ellos son depredadores superiores y son parte los ecosistemas del océano funcional.

Cartografía de los mamíferos marinos.

Para localización de las áreas del océano en donde la conservación podría proteger un máximo número de especies y  algunos de los más vulnerables a la extinción, los investigadores sobrepusieron mapas de donde se encontraban cada especie de mamífero marino. Los mapas muestran lugares con el mayor número de especies diferentes, es la primera vez que la distribución global de la riqueza de mamíferos marinos, está expuesta en un mapa en el que se representaron 20 lugares de conservación, que corresponden al 10 por ciento de la distribución geográfica de las especies.

Los 20 sitios de conservación se clasificaron en base a tres criterios principales: cuántas especies estaban presentes, que tan grave era el riesgo de extinción para cada especie y si ninguna de las especies son exclusiva de esa zona. Los científicos también consideran los hábitats de especial importancia para los mamíferos marinos, como los criaderos y las rutas de migración.

Nueve sitios clave

De los 20 sitios solo nueve están protegidos actualmente y esos nueve conservan el 84 por ciento del total de las especies de mamíferos marinos, esto debido a que tienen riqueza de especies, sin embargo estos nueve puntos representan el 4 por ciento del océano del mundo y se encuentran frente a las costas de Baja California en México, al oriente de Canadá, Perú, Argentina, al noroeste de África, Sudáfrica, Japón, Australia y Nueva Zelanda.

También se observaron cómo la contaminación, la sobrepesca, la alteración del clima local y las rutas comerciales coincidían con la riqueza de especies en,  o cerca de los nueve sitios claves. Al menos el 70 por ciento de las zonas de riqueza marina coinciden con regiones altamente impactadas por los seres humanos, lo que obliga a mejorar la conservación marina. Asi mismo los científicos deducen que los próximos 2 billones de personas que habitarán el planeta, van añadir mucho más daño al océano de lo que lo hicieron los anteriores 2 billones que lo habitaron.

Criaturas únicas

Mientras que los nueve de los sitios de conservación albergan a numerosas especies de mamíferos marinos, los once  restantes cuentan con especies que no se encuentran en ningún otro lugar. La conservación de estas áreas es muy importante, porque las especies que viven exclusivamente en un solo lugar pueden ser especialmente de alto riesgo de extinción. Por ejemplo, la vaquita o marsopa del Golfo permanecen en peligro crítico.

science daily

foto: science daily

Science Daily 12-agosto-2013  

Las investigaciones Geológicas de Estados Unidos  (USGS)  es un socio clave en el programa de mapeo del fondo marino de California, una grande, única y ambiciosa colaboración entre agencias estatales y federales, academia y el sector privado para crear una serie de mapas de base integral para todas las aguas del océano de California. Los científicos están recopilando datos, imágenes de video y fotografías, estudios sísmicos y fondo sedimentos para crear una serie de mapas de batimetría del fondo marino, hábitats, geología y más, con el fin de informar a gestores costeros y planificadores, entidades gubernamentales y a los mismos investigadores. Con los nuevos mapas, los tomadores de decisión y funcionarios electos pueden tener un mejor diseño y monitor de reservas marinas, evaluar el potencial energético de océano, y por lo tanto comprender  la dinámica de los ecosistemas, reconocer los peligros del terremoto y tsunami, regular desarrollo de la costa y mejorar la seguridad marítima.

El Consejo de protección del océano reconoció desde el principio que la geología y los hábitats del fondo marino fueron una brecha de datos fundamentales en la gestión del océano, después de un impresionante esfuerzo por muchos socios para recoger e interpretar los datos, los mapas que se producen ahora están proporcionando ciencia pionera que está cambiando la forma en que manejamos nuestros océanos.

El investigador Sam Johnson y  la colaboración con el estado y más de 15 socios es crítico para el éxito de este programa.